¿Puede un apagón de 2 horas durar sólo 20 segundos? Puedes apostar a que sí.

Esa es la magia de una red que se auto repara. Gracias a los avances en la automatización de la distribución, lo que normalmente sería una interrupción sostenida ahora puede ser sólo un parpadeo de las luces.

El secreto está en desplegar aplicaciones de Localización de Fallas, Aislamiento y Restauración de Servicios (FLISR) y Pérdida de Voltaje (LOV) en su red de distribución. Con FLISR y LOV, las empresas de servicios públicos pueden redirigir automáticamente la energía alrededor de una falla para restaurar la energía a la mayoría de los clientes afectados en cuestión de segundos.  Es tan rápido que es posible que los clientes ni siquiera tengan tiempo de llegar al teléfono para reportar el apagón antes de que la energía vuelva a estar encendida.

Esa es la diferencia.

Cuando se producen fallos y se corta la corriente, cada segundo cuenta. Incluso el cliente residencial más paciente está ansioso por volver a su programa de televisión, cargar su teléfono y preparar la cena.... esencialmente para volver a encarrilar su día.

Y luego están los clientes comerciales, que son aún menos indulgentes con los apagones. La pérdida de energía es pérdida de ingresos. El 98% de las organizaciones encuestadas por el ITIC informó de pérdidas de más de 100.000 dólares por una sola hora de inactividad y el 81% informó de pérdidas de más de 300.000 dólares. Es innecesario decir que los clientes comerciales no quieren nada más que poner en marcha sus máquinas, que sus trabajadores vuelvan a sus labores y que sus calendarios de producción vuelvan a estar a punto.

Por lo tanto, necesita maximizar el tiempo de actividad para mantener a sus clientes satisfechos. Ya que no puede controlar las tormentas, accidentes y animales que causan la mayoría de las fallas, la siguiente mejor opción es minimizar su impacto y duración.

¿Cómo funcionan FLISR y LOV?

SurvalentONE FLISR se activa cuando un dispositivo se bloquea. En el modo automático (el modo más rápido) aísla el área con fallas y redirecciona automáticamente la energía para restaurar a los clientes aguas arriba y aguas abajo del área aislada. Para prevenir más fallas, FLISR determina que los alimentadores adyacentes tienen suficiente capacidad para recoger la carga antes de transferirla. En modo semiautomático, la aplicación FLISR crea un orden de conmutación que aísla la falla y proporciona restauración de servicio alrededor del área aislada. Un operador debe aprobar y ejecutar la orden de conmutación. Algunas empresas de servicios públicos utilizan el modo semiautomático para ayudar a sus operadores a ganar comodidad y confianza en las acciones de FLISR y LOV antes de cambiar a una solución totalmente automatizada.

SurvalentONE LOV monitorea la red en busca de caídas repentinas de voltaje en la subestación. El LOV se activa cuando el alimentador parece estar energizado, pero la tensión cae por debajo de un umbral predefinido. Aísla automáticamente la pérdida de suministro, determina que los alimentadores adyacentes tienen suficiente capacidad para recoger la carga y transfiere energía para restaurar a los clientes aguas abajo del área aislada.

¿Qué significa eso para ti?

Con FLISR y LOV en su red, usted puede aumentar dramáticamente el tiempo de actividad:

  • Mejorar la disponibilidad de energía y los índices de confiabilidad
  • Atraer y retener clientes comerciales e industriales
  • Aumentar los ingresos y reducir los costes operativos
  • Cumplir con los estándares regulatorios para el tiempo de actividad

Para saber más sobre SurvalentONE FLISR y LOV, haga

 

COMPARTIR EN:

Menu
Scroll Up